Seleccione Menú

Slider

Inmigración

Cultura

Religión

Opinión

Formación

Editorial

Política

Economía

Turismo

Sociedad

Deporte

Variedades

Sobre Marruecos

Vídeos

Internacional

» » “Tuve la suerte de vivir en una ciudad en la que convivían cristianos, hebreos y musulmanes, y eso me enriqueció”
«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Previo
Entrada antigua

Sergio Barce Gallardo poeta y escritor español
Sergio Barce Gallardo nació en Larache en 1961, poeta y escritor español, presidente de la Asociación Larache en el Mundo, ganador del Primer Premio de Novela Tres Culturas de Murcia por su obra ‘Sombras en sepia’, la novela fue publicada en 2006 por la Editorial Pre-Textos. Finalista del Premio de la Crítica de Andalucía con ‘Una sirena se ahogó en Larache’ publicado por Círculo Rojo en 2011. Su primera novela ‘En el Jardín de las Hespérides’ editada por Aljaima en 2000 fue un experimento, un primer acercamiento al universo de Larache.

Casi en todas sus obras, se nota la perspectiva nostálgica y casi idealizada de Larache. ¿Qué representa para usted esta ciudad?

La felicidad. Es así de sencillo: Larache fue donde pasé toda mi infancia, hasta cumplir trece años, y mi infancia fue tan dichosa que muchas veces pienso que fue un sueño. Tuve la suerte de vivir en una ciudad en la que convivían cristianos, hebreos y musulmanes, y eso me enriqueció, fue un privilegio. Pero siempre me gusta aclarar que, cuando yo nací, en 1961, ya reinaba en Marruecos Hassan II. Con esto quiero decir que viví en un Marruecos independiente, porque hay quien piensa que hablo de la época del Protectorado. Yo no conocí esa etapa, pero sin embargo en este nuevo Marruecos, en Larache, se respiraba ese ambiente de convivencia entre culturas que es un ejemplo para el mundo.

Larache también representa el lugar donde vivieron mis abuelos y donde nacieron mis padres, así que cuando escribo de este lugar hablo de mis raíces. A veces la idealizo, es verdad, porque me ciega la pasión por esta tierra que tanto amo, pero otras veces hablo del abandono que Larache sufre en la actualidad, y su realidad me duele profundamente.

Siendo presidente de la asociación Larache en el Mundo: ¿Cuál es el objetivo de la fundación de esta asociación?

Llevamos muchos años luchando por defender el patrimonio cultural de Larache. Me refiero a esa mixtura que se forjó en Larache entre las tres culturas, cuyas huellas siguen presentes en la ciudad. Sin embargo, la especulación y los intereses de algunos, van borrando el patrimonio de Larache, especialmente el arquitectónico. Ya han desaparecido edificios emblemáticos de la ciudad, y me temo que van a desaparecer muchos más. Si esto ocurre, Larache dejará de ser Larache y se convertirá en una ciudad globalizada sin identidad propia. Eso es lo que tratamos de defender.

Ahora la asociación Larache en el Mundo se ha constituido en Marruecos para poder actuar con más agilidad en Marruecos, yo sigo presidiéndola provisionalmente en España pero ahora es el turno de quienes viven permanentemente en Larache los obligados a seguir esta labor. Y lo están haciendo muy bien.

Usted era miembro de la Asociación de Escritores Marroquíes en Lengua Española ¿Por qué ha sido disuelta esta Asociación?

Yo era Miembro de Honor, de manera que no puedo aportar información sobre su funcionamiento interno ni las razones de su disolución. Pero sí lamento su desaparición porque estaba desarrollando una labor encomiable y valiosa, y además era algo excepcional y único en los países de lengua árabe: que autores con otro idioma utilicen el castellano como idioma creativo no se ha dado en ningún otro país. Espero que vuelva a resurgir de sus cenizas. La creo imprescindible para mantener el vínculo y fomentar el intercambio de experiencias entre autores de las dos orillas.

¿Cómo ve usted el hispanismo marroquí?

Ilusionante. En mi experiencia personal con profesores, investigadores y autores marroquíes he descubierto unas ganas enormes por hacer crecer el hispanismo marroquí. Ahora recuerdo con afecto los momentos de charla con el profesor Abdellah Djbilou, tristemente desaparecido, y mis encuentros con el profesor Abdellatif Limami, al que me une una estrecha amistad.

Cuando presentaba mi última novela ‘Una sirena se ahogó en Larache’ en la Universidad Abdelmalek Esssaadi de Tetuán, me di cuenta de que el hispanismo marroquí atrae y despierta el interés a muchísimos alumnos, es decir, que tiene el futuro asegurado. Quizá falte más apoyo por parte de las autoridades españolas para potenciar la colaboración entre universidades, celebrar congresos, seminarios, etc… En general son bastante miopes con respecto a Marruecos, pero siempre tengo la esperanza de que el trabajo de toda esta gente acabe por imponerse y que el hispanismo marroquí ocupe el lugar que merece. Pero insisto en que creo que es una marea imparable que crece y crece.

Usted tiene una relación amistosa y destacada con el escritor Mohamed Sibari ¿A qué se debe esta buena química?

He contado en muchas ocasiones que Mohamed Sibari no solo es un buen amigo sino que es parte de mi familia. Su padre y mi abuelo fueron compañeros de trabajo como agentes de policía, luego Sibari estuvo muy unido a mi abuelo, se querían mucho. Mi abuelo solía buscarlo por Larache cuando Sibari iba al colegio, prefería irse a la playa o a jugar, así que lo buscaba y lo llevaba al colegio a la fuerza. También tenía una relación estrecha con mis padres, especialmente con mi madre, y cuando yo nací Mohamed Sibari me sacaba a pasear por el Balcón del Atlántico de Larache, él empujaba el cochecito en el que yo iba metido. Así que los vínculos que nos unen vienen de muy, muy lejos. Luego, los libros nos han unido un poco más.

¿Qué autores marroquíes en lengua española suele leer ?

Leo prácticamente todo cuanto cae en mis manos que tenga que ver con Marruecos. Pero respondiendo en concreto a tu pregunta, de autores marroquíes que escriben en español leo a Mohamed Lahchiri, que considero uno de los mejores cuentistas marroquíes, leo obviamente a Mohamed Sibari, a mi también paisano Mohamed Akalay, al novelista Mohamed Bouissef Rekab, al escritor y periodista Said Jedidi, leo los poemas imprescindibles de Abderrahman el Fathi y de Mohamed al Baki, a Ahmed Mgara, Mohamed Chakor… No puedo nombrarlos a todos, pero sí decir que cuento con la amistad de prácticamente todos los que he citado. Así que disfruto doblemente cuando leo sus obras.

¿Hasta qué punto puede la cultura contribuir en la cooperación bilateral hispanomarroqui?

Es esencial. La cultura derriba barreras y elimina los obstáculos que solo crean artificialmente los políticos. Las relaciones humanas, por tanto las relaciones culturales, son las que crean el verdadero vínculo entre las gentes. Ya te contaba antes que tuve el privilegio de crecer en Larache, en una ciudad en la que convivían las tres culturas monoteístas de una manera ejemplar. Pues bien, eso me ha hecho a mí y a mis paisanos no tolerantes, porque tolerar no es estar en un plano de igualdad, sino respetuosos con quienes practican otra religión o piensan de manera diferente. El conocimiento entre culturas, la convivencia con ellas, te enriquece como persona y te hace ver el mundo con otros ojos, sin odios ni desconfianzas.

España y Marruecos tienen lazos mucho más estrechos y fuertes de lo que imaginamos, y es imprescindible potenciarlos. Conocernos es respetarnos. Cuando voy a Larache no solo voy a ver a mis amigos, voy a reencontrarme de nuevo con los míos. Eso nace de la enseñanza recibida.

¿Qué supone para usted obtener el Premio de Novela Tres Culturas de Murcia por su obra 'Sombras en Sepia'?

Fue un galardón importante por su significado. Imagínate, en las novelas que he publicado hasta ahora aparece como elemento recurrente la convivencia que viví en Larache con las tres culturas, y gano precisamente el Premio Tres Culturas. Además de eso, me enorgullece haber conseguido un premio concedido por un jurado formado por escritores de primera fila: Luis Mateo Díez, Jon Juaristi, Manuel Borrás, Pedro García Montalvo y Clara Janés.

Pero si quieres que te haga una confesión, me ha sorprendido aún más el haber sido finalista del Premio de la Crítica de Andalucía de este año con mi novela 'Una sirena se ahogó en Larache' porque este es un premio que conceden los escritores y críticos andaluces a los libros que se han publicado en Andalucía durante el último año. Y eso significa que mi novela, que se ha publicado por una editorial pequeña y sin distribución, pese a todo, ha llegado hasta ahí por su calidad literaria y porque gusta.

Usted es uno de los que están en contra del cierre del consulado de Larache. ¿Les han escuchado las autoridades españolas?

Parece que por ahora se ha evitado, pero nunca se sabe lo que deparará el futuro. Lo que sí sé es que el cierre del consulado español en Larache, que es el más antiguo de los abiertos en Marruecos, con todo el simbolismo que eso supone para las relaciones entre ambos países, sería la prueba de que la política exterior española está en manos de unos políticos ineptos y de escasa visión de futuro.

¿Puede decir a nuestros lectores los autores que le han marcado o que le encanta leer sus obras?

Hay tantos que es difícil. Pero por nombrar algunos citaría a José Antonio Garriga Vela, J.M.Coetzee, Paul Bowles, Vargas Llosa, Mario Benedetti, Mohamed Chukri, Borges, Joseph Conrad…

¿Qué proyectos u objetivos tiene a corto plazo?

Seguir escribiendo, por supuesto. Actualmente tengo dos novelas 'La emperatriz de Tánger' y 'El libro de las palabras robadas' en manos de una editorial. Las están leyendo, y aguardo su respuesta para ver si se animan a publicar alguna de ellas. Espero que así sea, InchaAl´láh.

Le cedo la última palabra para dirigirla a sus lectores.

En la Feria del Libro de Málaga, una persona, que se acercó a la caseta en la que yo firmaba ejemplares de mi novela 'Una sirena se ahogó en Larache', me dijo que en la biblioteca de su casa reservaba un anaquel donde colocaba los libros de sus tres autores favoritos: Mohamed Chukri, Paul Bowles y Sergio Barce. Cuando le oí decir esto, confieso que me sentí halagado, e incluso abrumado, pero entonces comprendí para mi sorpresa que hay gente que me sigue como escritor y que se empeña en continuar leyéndome, y eso me obliga a ser cada día más exigente conmigo mismo para tratar de no defraudarlos.

Texto: Abdelkhalak Najmi /foto: José Luis Gutierrez

Acerca de Forome

Foro de marroquíes de España www.forome.info
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Previo
Entrada antigua

No hay comentarios

Deja un comentario

Foro de marroquíes de España no se hace responsable de las opiniones vertidas por los lectores en los comentarios de los artículos.. Además se reserva el derecho de eliminar comentarios que alberguen contenidos ofensivos o atenten contra los usuarios.