Sitemap
Los musulmanes celebran el nacimiento del profeta Mohamed
Marruecos como todos los paises islámicos conmemora el jueves 23 de enero ( 12 del mes de ‘Rabi al-Awwal’ según el calendario musulmán), la fiesta del nacimiento del profeta Mohamed, conocido como Mohammad en Occidente.

Conocida como ‘Al Mawlid al-Nabawi’ (nacimiento del profeta). No existe ninguna mención específica en la ‘Sunna’ (la segunda fuente del Islam tras el Corán), que obliga a celebrar este día, sin embargo, el hecho de evocar su nacimiento significa un verdadero júbilo festivo de gran valor religioso para todos los musulmanes.

La conmemoración de su nacimiento (‘al Mawlid’) está estrechamente ligada al principio que rige todo lo que es bueno en la existencia de la vida de Muhammad. La mención más antigua que se conserva de celebraciones públicas del ‘Mawlid’ se encuentra en la obra del historiador andalusí Ibn Yubáir (1145-1217).

La biografía del profeta Mohamed (As-Sira an- Nabawiya) se remonta al pasado, cuando estaba todavía en el vientre de su madre (Amina). Amina al dar a luz a Muhammad, alrededor del año 570 de la era cristiana, su abuelo (Abdul Mouttaleb) tomó al niño en sus brazos, después le llevó a la ‘Kaaba’ y le llamó Muhammad, un nombre que era ya conocido pero no estaba muy extendido entre los países árabes.

La mayor parte de los países del mundo islámico conmemora este día con actos religiosos, en los que se invoca el nombre de Dios y se recitan pasajes del Corán.
En Marruecos, el aniversario del nacimiento de Mohamed o Mahoma se asocia a la idea de ritos constituidos por los ‘amdah o qasidas’ (poemas que elogian al profeta y que son recitadas especialmente durante el ‘Mawlid).

Los ‘amdah’ siguen normalmente una misma secuencia: alabanzas a Alá como introducción, al ‘Dua’(plegarias) y descripciones de la creación del ‘Nur Mohamedd’ (la luz de Mohamed).

La conmemoración de este día se diferencia en función de las costumbres y varía según las regiones de Marruecos, pero lo más habitual es celebrar esta fiesta en familia o en las mezquitas.

En Tánger, en la noche de su nacimiento, reina un deslumbrante espíritu festivo: todas las mezquitas se iluminan y las voces se alzan en el horizonte en un sonido solemne que hace vibrar el alma de los creyentes.

La mayoría de los marroquíes se visten con la ropa tradicional típica de Marruecos y celebran este acontecimiento casi de la misma manera y se reunen en una comida.

Hay que apuntar que en Tánger, una semana después de esta fecha, las ‘zawya de boarrakia’ (constitución religiosa) organiza tradicionalmente en Tánger un desfile festivo por las principales calles de la ciudad y que tiene lugar a los siete días del nacimiento del profeta ofreciendo a los turistas el más espectacular desfile de la tradición marroquí acompañado de música tradicional.